colectivo maloka

Quiénes somos HistoriaObjetivos
en solidaridad con los movimientos sociales en colombia

Colectivo Maloka

Historia
El Colectivo Maloka Colombia se conforma en el año 2002 como un espacio de encuentro entre colombianxs residentes en Barcelona y catalanxs sensibilizadxs por la situación social colombiana, todxs juntxs conscientes de la necesidad de emprender acciones urgentes ante la agudización de la guerra en el país, en donde persiste una sistemática violación de los derechos humanos y colectivos de la población. Desde su creación, el Colectivo Maloka ha apostado por una solución política al conflicto armado y ha dado todo su apoyo y solidaridad a los acuerdos de La Habana firmados entre el Gobierno colombiano y las FARC, así como los que actualmente se adelantan con la guerrilla del ELN. Dado que, en la actualidad, vemos con gran preocupación el no cumplimiento de los acuerdos y al contrario, el país enfrenta una ofensiva de grupos armados contra las lideresas sociales en todo el país, vemos la necesidad de seguir desde la distancia, haciendo eco de las demandas de las organizaciones sociales del país, así como una denuncia activa de la vulneración a sus derechos.

Maloka

La Maloka es el centro vital de comunidades indígenas del Amazonas. Al tiempo de ser el lugar de habitación, es también el lugar donde se hacen las leyes, donde se cura, donde se hace y se toma el alimento, donde descansa el espíritu, y en la muerte reposa el cuerpo. Un espacio de convivencia donde todxs lxs miembros participan para el desarrollo armónico de la comunidad y en donde encuentran y construyen día a día la historia de su pueblo.

Colectivo Maloka

Objetivos

NUESTRXS BASES

El principal objetivo del Colectivo Maloka es propiciar un espacio de encuentro, diálogo y acción que permita a todas las personas interesadas en Colombia y su actual situación política actuar en la construcción de una mirada alternativa a la que diariamente nos ofrecen los grandes medios de comunicación respecto al conflicto social, político, económico y armado, sus múltiples causas y sus graves consecuencias. Todo esto, partiendo de las voces de indígenas, afrocolombianxs, campesinxs y población civil en general, que desde diferentes Movimientos Sociales hacen resistencia activa a las políticas guerreristas del estado y a los intereses particulares del poder nacional y transnacional, con propuestas de autonomía, desarrollo sostenible, justicia y dignidad.

salida política negociada al conflicto armado

Desde el Colectivo, defendemos la salida política negociada al conflicto armado que aún existe en el país y el cumplimiento de los acuerdos surgidos de las negociaciones firmadas con las FARC. Creemos en la construcción de paz a través de la participación de mujeres y hombres que, sin más armas que su interés por permanecer en su territorio y con su gente, con sus medios de producción propios, sus tradiciones y en la reivindicación del derecho a una vida digna con justicia social, sean respetados en sus procesos populares de base.

ACCIONES Y DERECHOS
A nivel interno, desarrollamos diversas acciones encaminadas a fortalecer los procesos de las comunidades en resistencia. Asimismo, trabajamos en la consolidación de redes internacionales de apoyo a estos movimientos sociales que representan una alternativa al modelo impuesto. Apostamos por una solidaridad política desde abajo y horizontal entre las organizaciones del Norte y del Sur, en donde el vínculo se base en el intercambio de experiencias y la cooperación mutua.
CRÍTICA AL SISTEMA HETEROPATRIARCAL

Nuestra visión del mundo incluye una crítica al sistema (hetero)patriarcal y colonial que sustenta una manera de vivir, de concebir el poder y su ejercicio en estos momentos de la historia de la humanidad. Esta perspectiva ha sido alimentada por la participación de algunas de nosotras en los movimientos feministas locales en Catalunya y por los procesos de mujeres en Colombia lo que creemos le da una mayor profundidad y una mirada decolonial.

Para nosotres la solidaridad con proyectos en Colombia ha estado marcada por procesos que lideran mujeres y otras identidades sexodisidentes. Eso se entrecruza a su vez con una trayectoria con el movimiento indígena del Cauca y supervivientes del conflicto armado. Creemos firmemente que estos movimientos, y donde las mujeres tienen presencia, son espacios no solo de resistencia sino de cuidados comunitarios y transformación social.

Desde Maloka hemos impulsado múltiples espacios de encuentro en forma de eventos, conferencias e intercambios para visibilizar las resistencias en Colombia, en ellos han sido las mujeres las que han puesto cara y voz a procesos comunitarios. Hemos aprendido de ellas y hemos tratado de generar espacios de reconocimiento.

Para el pueblo nasa, de quien hemos aprendido mucho, las personas con una trayectoria y legitimidad, con una autoridad comunitaria, son llamadas mayoras. A veces, alguien joven puede ser una mayora, y es definitivamente alguien de quien la comunidad puede aprender. En nuestro caminar hemos sido afortunades por poder compartir nuestros pasos y coincidir con muchas mayoras.

Por otra parte, al interior de esta Maloka, casa de encuentro, que es nuestro colectivo, formada mayoritariamente por mujeres e identidades sexodisidentes, también existen debates acerca de cómo trabajar, como cuidar y cuidarnos desde una perspectiva feminista. Lo que nos ha llevado a desarrollar herramientas de trabajo y cuidado colectivo y de prevención de violencias patriarcales.

 Nos parece esencial esta perspectiva. Así como defender el derecho a migrar como un derecho humano. Creemos que los cambios hemos de hacerlos tanto en la sociedad como en nosotrxs mismxs. Por todo ello, desde hace diez años emprendimos acciones encaminadas a crear un espacio de encuentro y apoyo a las mujeres migrantes en Catalunya, como resultado se creó el proyecto Mujeres Pa’lante, el cual trabaja a partir del apoyo a las mujeres en formación, empoderamiento, asesoría jurídica, atención psicosocial en fomentar la organización social colectiva como herramienta necesaria para la reivindicación de sus derechos y la participación en la construcción de una sociedad catalana justa y digna para todxs.